¿Qué motor tiene mi skate eléctrico? Diferencias del motor de cubo y de correa

¿Qué motor tiene mi skate eléctrico? Diferencias del motor de cubo y de correa

Dec 22 , 2021

0 Comentarios

Partner Allio

¿Has pensado alguna vez en cómo se construye un skate o un monopatín en sus versiones eléctricas? ¿Qué componentes llevan? Por lo general, todos los nuevos medios de transporte que se basan en otros ya existentes (como lo son los skates, longboards y patinetes eléctricos) tienen una construcción muy similar a la de los medios en los que se basan.

¿Cuál es la diferencia, entonces, con sus versiones eléctricas? En su construcción, independientemente de los materiales que decidan utilizar unos fabricantes u otros, la principal diferencia se encuentra en que requieren de equipos especiales para poder moverse sin la fuerza del usuario, es decir, tu impulso, y un dispositivo en el que almacenar la energía necesaria. En resumidas cuentas, montan un motor que entrega la potencia y una batería que almacena la electricidad necesaria para mover el motor.

Está claro que el motor es una parte fundamental de tu skate eléctrico. ¿Sabías que hay distintos tipos de motor? De la misma forma que sucede en los coches, por ejemplo, donde existen distintos tipos de motores, en los patinetes eléctricos, skates y longboards también.

Los dos tipos de motor principales, tanto por su fiabilidad como por su facilidad son el motor de cubo y el motor de correa. Vamos a ver las diferencias entre ellos y por qué es importante saber cuál tiene tu monopatín eléctrico.

Motor de correa

Las características de este tipo de motor son varias pero muy claras e interesantes de cara al consumidor:

  • Fiabilidad
  • Vida útil muy larga
  • Facilidad de reparar
  • Poco mantenimiento necesario
  • Especialmente útil para electrificar modelos tradicionales

El motor de correa tiene un funcionamiento muy sencillo. Es un motor con escobillas, uno de los tipos de motor más sencillos, ofreciendo una alta fiabilidad a la vez que es muy barato fabricarlos y, por lo tanto, también repararlos.

Estos motores utilizan la correa para transmitir su fuerza a las ruedas, en este caso a una sola. Gracias a su sencillo funcionamiento es fácil de reparar en el caso de que se averíe. Si bien el motor por sí mismo debería durar mucho más que todos los demás componentes del patinete, es cierto que se necesita un mínimo de mantenimiento, puesto que la correa que transmite la fuerza sí que puede necesitar ser sustituida. En cualquier caso, el coste de la sustitución es mínimo.

Estos motores están pensados especialmente para dispositivos con una potencia baja. Los monopatines, patinetes y skates eléctricos de gama baja utilizan siempre este sistema, sin embargo también se puede encontrar en otros modelos de una gama superior que buscan ofrecer fiabilidad, ya que son muy duraderos y no requieren de prácticamente ningún mantenimiento.

Si has pensado en electrificar un patinete que tengas por casa y has visto algún ‘kit’, es posible que en su mayoría te hayas encontrado con motores que utilizan la transmisión por correa ya que son los más baratos y, también, los más populares en el mercado.

Motor de cubo

A diferencia de los motores más ‘tradicionales’ para equipos eléctricos que hacen uso de escobillas para invertir la polaridad, los motores de cubo son brushless, es decir, no tienen escobillas. Han ganado mucha popularidad últimamente, especialmente gracias a su uso en drones. En los primeros scooters eléctricos era raro verlos pero hoy en día se encuentran con facilidad.

Es importante tener en cuenta las características de este tipo de motor y su transmisión directa a la hora de adquirir un skate eléctrico con él.

  • Es más complejo y su reparación es algo más costosa que la de un motor de correa
  • Gran fiabilidad
  • No necesita mantenimiento
  • Soporta una gran potencia
  • Transmisión directa a la rueda

Los motores de cubo tienen un diseño más complejo que los motores con escobillas, pero es gracias a este diseño que generan potencias mucho mayores, permitiendo que puedas moverte más rápido sobre tu tabla. Debido a ello se suelen ver en tablas de gama media y alta, aunque cada vez más se montan en modelos de gama baja que están al alcance de todos.

La vida útil de estos motores es mucho mayor que la del medio de transporte en el que esté montado, pero cualquier problema que pueda surgir en él será difícil de reparar y por lo tanto más caro que en un motor con escobillas.

Gracias a la transmisión directa que utiliza el motor no sólo se entrega más potencia sino que la aceleración es instantánea. Basta con darle al acelerador para conseguir una velocidad de vértigo en pocos segundos.

Debido a que con el tiempo su producción se ha vuelto más barata, ahora también se pueden encontrar muchos ‘kits’ para convertir cualquier patinete convencional en uno eléctrico. Basta con sustituir la rueda original por la del kit y montar el motor, sin tener que preocuparte por que la correa se rompa por un mal montaje.

 

Independientemente del tipo de motor que monte el skate eléctrico que compres, éste debería ‘enterrar’ a otros componentes como la amortiguación o las ruedas. El motor no debería ser, en ningún caso, un motivo de preocupación para ti, pero es importante saber que si existe algún problema cuál es el grado de dificultad de la reparación y el coste que puede llegar a tener. Además, dependiendo de tus necesidades y la velocidad que quieras alcanzar necesitarás hacer uso de un tipo de motor u otro en tu tabla.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados